Ir al contenido principal

¡Me dedicaron un cuento!

Hoy recibí un regalo.  Algo que nunca habría imaginado cuando inicié este programa, ya que mi principal motivación fue la de compartir ideas, como lo expliqué en un post, pero esta tarde me he llevado una grata sorpresa. Inspirada por la serie dedicada a la narración de microcuentos, la talentosa Ma. Verónica Gibbs, de quien tendré el gusto de leer uno de sus relatos la próxima semana, compuso un maravilloso microcuento y lo publicó via Twitter, dedicándomelo. Comparto ahora emocionado el presente y lo dejo para su admiración, porque objetivamente señores es una bella joyita.  Detalles que te dan una buena dosis de alegría y motivación. ¡Gracias nuevamente Ma. Verónica!

Comentarios

  1. ¡Qué linda ventana! Gracias, Eduardo. Estás alzando un nuevo vuelo a la palabra, y qué bonito y qué bien... Abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Otro abrazo para ti, sigue componiendo que lo haces realmente bien.

      Borrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Episodio #015: Microcuentos III ►

Tercera edición del programa dedicado a la narración de microcuentos: Sentado al borde de la cama se lamentaba del alcohol y sus consecuencias. La desconocida a su lado le cobraba el servicio. - Carolina Cádiz Un día la tristeza le preguntó a la alegría "¿Por qué tu nunca pierdes la sonrisa?" y ella le contestó que aprendió a encontrar cada día un motivo para sonreír. La tristeza se quedó en silencio y le respondió que eso era imposible. Entonces la alegría le rodeó con sus brazos y entendió que la tristeza sólo necesitaba amor, comprensión y que alguien la escuchara a corazón abierto. - Silvia Lara Iba caminando solo por la calle desierta a medianoche. Al pasar por una pared de vidrio, vio en el reflejo a tres personas. Volteó a ver la calle y seguía desierta. Volvió a mirar el reflejo y no había nadie, ni siquiera él. - Juan Carlos Santillán