Ir al contenido principal

Episodio #021: Microcuentos V ►

Hoy narraré cuatro de mis microcuentos:



El ratoncito adoraba las noches, momento en el que podía apreciar aquel enorme queso brillante flotar en el cielo.
Cuando ella lo rechazó por ser el enésimo hombre que le prometía las estrellas, él tuvo que secar sus lágrimas en su nave espacial.
Le sangraban las manos, que rebotaban incansables sobre la cara del miserable quien, para sorpresa de todos, reía. Nadie sospechaba que el dolor era el mayor de sus placeres.
Ahorró todo en su vida para finalmente descubrir que el amor no podía comprarse.

Comentarios

  1. Qué casualidad que dos de los cuatro micros hayan sido aquellos que leí, de tu autoría, hace ya un par de meses... "Mastercard" es muy bueno, también.
    Saludos, Eduardo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No sabía cuáles leer e improvisé un sorteo antes del programa, salieron esas 3 más la cuarta que era nueva. Qué gusto tenerte por aquí también Juan Esteban, un fuerte abrazo.

      Borrar
  2. Tus micros son estupendos. En este aso, Queso me parece hermoso.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raúl Omar, últimamente ando más en Twitter que en blog y he descubierto que es un excelente campo para sembrar microcuentos.

      Borrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Episodio #015: Microcuentos III ►

Tercera edición del programa dedicado a la narración de microcuentos: Sentado al borde de la cama se lamentaba del alcohol y sus consecuencias. La desconocida a su lado le cobraba el servicio. - Carolina Cádiz Un día la tristeza le preguntó a la alegría "¿Por qué tu nunca pierdes la sonrisa?" y ella le contestó que aprendió a encontrar cada día un motivo para sonreír. La tristeza se quedó en silencio y le respondió que eso era imposible. Entonces la alegría le rodeó con sus brazos y entendió que la tristeza sólo necesitaba amor, comprensión y que alguien la escuchara a corazón abierto. - Silvia Lara Iba caminando solo por la calle desierta a medianoche. Al pasar por una pared de vidrio, vio en el reflejo a tres personas. Volteó a ver la calle y seguía desierta. Volvió a mirar el reflejo y no había nadie, ni siquiera él. - Juan Carlos Santillán

Episodio #023: Microcuentos VI ►

¡Un nuevo viernes juntos y lo celebramos narrando tres excelentes microcuentos! Cuando empezó a escribir le desbordaban las palabras, se le ocurrían cuatro adjetivos por cada sustantivo, pero a medida que fue evolucionando, fue recortando los rodeos, suprimiendo florituras.  Empezó por la novela y se pasó al cuento hasta llegar al microrelato, al final una palabra le bastaba para describir toda una vida hasta que finalmente enmudeció y blandía el folio en blanco como única posibilidad, después ni eso. Silencio. - Aina Rutjer Carlón Cuando apagaron la luz para acostarse juntos, él le susurró: -Te amo. Y las palabras se le clavaron en el corazón. Él cayó dormido envuelto en una húmeda tibieza.  Al despertar la mañana siguiente, se vio envuelto en sangre y comprendió, con la sonrisa de ella, que hacer el amor es lo mismo que una operación a corazón abierto. - Andrea Torres Armas Se esta colando la primavera en el calendario y aún no ha terminado de salir el invierno de mi c